Tomarse selfies Sacando la lengua, tapándose la boca o guiñando un ojo. Son varias de las poses que se han popularizado a la hora...

Tomarse selfies Sacando la lengua, tapándose la boca o guiñando un ojo. Son varias de las poses que se han popularizado a la hora de postear una buena fotografía para las redes sociales, sin embargo la que consiste en levantar los dos dedos para reproducir el símbolo de la paz, podría implicar una grave amenaza a la privacidad.

Según un estudio realizado por el Instituto Japonés Nacional de Informáticos, a través de estas fotografías se podrían utilizar las imágenes de las huellas dactilares del usuario para acceder a equipos que estén protegidos con estos datos biométricos.

El riego es enorme pues si logran ingresar a los smartphones, laptops o tablets, entonces también tendrían acceso a todas las cuentas de los usuarios en las redes sociales. O incluso a los datos de sus tarjetas, si es que estos estuvieran guardados en los dispositivos.

Teniendo en cuenta que la identificación táctil se usa cada vez con más frecuencia, sacarse fotos donde se muestran las yemas de los dedos implica dejar abierta una gran ventana hacia la privacidad.

Según publicó The Japan Times, otro factor que aumenta los riesgos es la alta resolución que tiene la mayoría de las cámaras. Tal es la calidad de imagen que ofrecen los smartphones que una foto tomada a tres metros de distancia ya es suficiente para que se vean a la perfección las huellas dactilares.

 

Luis Calderon