Varios analistas políticos dijeron a Acan-Efe que la redada judicial contra el poderosos grupo empresarial de la familia panameña Waked, por supuesto blanqueo de...

lavado_0

Varios analistas políticos dijeron a Acan-Efe que la redada judicial contra el poderosos grupo empresarial de la familia panameña Waked, por supuesto blanqueo de capitales y narcotráfico, afecta a la imagen del país, muy cuestionada ya tras los denominados papeles de Panamá.
“El escándalo es vergonzoso y vuelve a poner al país en la palestra. Confiamos en que el Ministerio Público haga su función, ya que la familia Waked es de las más poderosas del país”, afirmó el abogado panameño y experto en Derecho Constitucional, Ernesto Cedeño.
El Tesoro estadounidense acusó a la familia Waked de gestionar supuestamente una red mundial de narcotráfico y de lavado de dinero a través de un conglomerado empresarial que implica a 68 compañías distintas.
Su principal líder, el empresario panameño Nidal Waked (que también tiene nacionalidad colombiana y española), fue detenido en Colombia por la policía local y la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA), requerido por la Corte del Distrito Sur de Florida.

Nidal y otro presunto cabecilla, su hermano Abdul Waked, “supuestamente usaban facturas falsas y organizaban el transporte de grandes cantidades de efectivo para blanquear el dinero de “múltiples narcotraficantes internacionales y sus organizaciones”, según el Departamento del Tesoro.
“Lo que se debe hacer es hacer los ajustes legislativos correspondientes para que estos hechos no vuelvan a suceder en Panamá”, añadió Cedeño.
Los Waked, de ascendencia libanesa, están consideradas una de las familias más ricas e importantes de Panamá, con una ingente cartera de negocios entre los que se encuentran bancos, casas de valores, centros comerciales, inmobiliarias, medios de comunicación y empresas en la Zona Libre de Colón (ZLC), la zona franca más grande del continente americano.
Según la prensa local, el grupo empresarial tiene activos por más de 1.500 millones de dólares en 14 países y emplea a cerca de 6.000 trabajadores.
“Sinceramente, no creo que las autoridades panameñas hayan protegido los actos ilícitos de los Waked pero, sin duda, lo ocurrido hoy afecta a la imagen de Panamá”, indicó el analista político y exministro de Comercio e Industrias de la dictadura militar, Mario Rognoni.
El proceso judicial ha vuelto a poner en el punto de mira al sistema fiscal y financiero del país centroamericano, tal y como hicieron hace justo un mes los papeles de Panamá, que desvelaron que personalidades de todo el mundo contrataron los servicios del bufete panameño para crear sociedades “offshore” en distintos paraísos fiscales.
El excandidato presidencial y analista político Juan Jované afirmó que la inversión extranjera directa, que en 2015 superó los 5.000 millones de dólares y creció un 17 % con respecto al año anterior, se puede ver negativamente afectada por ambos escándalos.
“Si los inversionistas empiezan a perder interés, la economía se va a haber afectada”, añadió el político.
El Ministerio Público de Panamá anunció este mismo jueves el inicio de una investigación contra todas las empresas del grupo empresarial y la Superintendencia de Bancos de Panamá ordenó la intervención del Balboa Bank & Trust, una entidad ligada a la familia Waked con unos activos netos a diciembre de 2015 por 567 millones de dólares y unos depósitos por 480 millones.
“El golpe del Departamento del Tesoro de EE.UU al grupo Waked y sus 68 empresas, lo único que le faltaba a nuestro país, luego del escándalo Mossack y Fonseca”, publicó en su cuenta de Twitter el empresario panameño Roberto Eisenmann.
El Tesoro estadounidense congeló además todos los activos que puedan tener en su jurisdicción los sancionados y prohíbe realizar cualquier tipo de transacción financiera a estadounidenses con los individuos y entidades involucradas.

Panamahitradio