A pesar de que las olimpiadas son un momento de encuentro mundial, Internet disparó odio y más odio… Este miércoles, Twitter amaneció lo suficientemente sin...

rs_1024x715-160805190903-634-rio-olympics-opening-ceremony-fashion-brazil-mh-080516

A pesar de que las olimpiadas son un momento de encuentro mundial, Internet disparó odio y más odio…

Este miércoles, Twitter amaneció lo suficientemente sin sentido. Sí, una vez más…

La última tendencia, aparentemente es celebrar cuando alguien está en problemas. Así que el twitterverso —sin la suficiente resaca de la #KimExposedTaylorParty— se tomó la libertad de celebrar la #JustinDeactivatedParty, después de que Justin Bieber borrara su cuenta en Instagram, como resultado de la marea de críticas que recibió su quizás-novia Sofia Richie, junto con el intercambio de acusaciones que tuvo con su ex Selena Gomez.

Gomez admitió la responsabilidad de su parte, cuando escribió en una foto vacía de Snapchat (literalmente, solo pantalla negra), “Lo que dije fue egoísta y sin sentido”. Presumiblemente se refería a la parte en que quiso escavar en el pasado, porque no vemos razón alguna por la que tendría que disculparse por sugerirle a Bieber que no se metiera con sus fans, a quienes amenazó con el exilio de Instagram, en respuesta a los comentarios sobre Richie.

(¿Podemos acordar que los verdaderos fanáticos no critican a la pareja de sus ídolos? Al menos públicamente y por escrito)

En Twitter la mesa se voltea muy rápido. Un día, alguien amado por internet se transforma en el más odiado. Sí, hate, hate, hate.

La animadversión que pareció salir de la nada en respuesta al conflictoTaylor Swift – Calvin Harris y luego al Taylor Swift – Kimye, nos abrió los ojos sobre cómo nadie le es leal a nadie en la plataforma.

Inclusive las olimpiadas, el espectáculo más grande de unión que el mundo tiene estos días, tuvo su paria de las redes sociales en Gabby Douglas, cuyas expresiones faciales y lenguaje corporal no complacieron a los trolers de internet, quienes cuestionaron su patriotismo y, en tuits aún más perturbadores, su crianza.

¿O cómo olvidar el ataque a Alexa Moreno, la gimnasta mexicana?

La atleta de 22 años es una de las pocas representantes de la delegación de México, en una categoría que rara vez cuenta con la participación de este país norteamericano. Y aún así, a pesar de su gran esfuerzo, Moreno se convirtió en la burla de los usuarios más odiosos de Twitter.

Los mensajes de sus haters comenzaron a circular en la red luego que algunostrolls comenzaran a hacer comentarios hirientes sobre su figura de unos 44 kilos y 1.20 metros de altura aproximadamente.

El lado bueno de este tipo de problemas es que también despiertan a los generosos, los de mente abierta y los cuerdos, a defender a la persona que no hizo nada mal. No que las circunstancias de Bieber y Douglas sean remotamente parecidas, pero los dos son ejemplos de cómo los jueces de Twitter no dejan pasar un momento para acusar y sentenciar.

Ellen DeGeneres publicó este tuit el martes: “Desde ahora así correré #Rio2014”, junto con el texto estaba una imagen fotoshopeada de DeGeneres en ropa deportiva, siendo cargada por Usain Bolt, quien el domingo logró su tercera medalla olímpica seguida en la prueba de los 100 metros, asegurando su título del hombre más rápido del mundo.

La foto sigue publicada en su cuenta, un indicador de que Ellen no se arrepiente de su supuestamente graciosa foto. Sin embargo, DeGeneres también tuiteó: “Estoy muy consciente del racismo que existe hoy en nuestro país. Es lo más lejano a quién soy”.

Escribió eso en respuesta a los comentarios del meme como: “Querida @TheEllenShow: el pasante que creyó que este tuit era buena idea debe ser despedido. Inmediatamente”. “@TheEllenShow a pesar de sus intenciones esta imagen tiene connotaciones feas viniendo de una mujer rica y blanca”. “@TheEllenShow ¿creíste que sería gracioso publicar una foto montada en la espalda de un hombre negro? Nope. Borra esta basura racista”. “@TheEllenShow @usainbolt ¿Así que montarse en su espalda como si fuera una mula, un caballo o algún tipo de propiedad es divertido para ti?… Ok”.

Esos comentarios provocaron respuestas como estas: “@handymayhem @TheEllenShow @usainbolt Algunos no entienden la comedia. Esto sin duda será calificado como racista por los idiotas de la justicia social”. “@MikeAllen_47 @HumbleTeej @TheEllenShow eres muy sensible, solo es racista si lo ves de esa forma”. Y luego un largo intercambio después de que alguien que parecía una mujer blanca escribiera: “honestamente esto es ofensivo”.

Está bien. (Dejemos a un lado que Bolt, quien ha asistido antes al show de Ellen, retuiteó la foto y tiene 28 mil retuits y 68 mil me gusta, la mayoría de ellos, podemos rezar, de gente que aprecia el humor y no les afectaron los racistas).

Así que lo que tenemos aquí son muchas personas quienes, sin llamar a Ellen racista exactamente (a pesar de que algunos hicieron eso), pensaron que mostrarse cargada por Bolt era racista, como si tratara a este hombre negro como un animal.

Después están quienes acusaron a esas personas por ser exageradamente sensibles. Y el tipo a quien le gustó la broma, pero criticó a los “idiotas de la justicia social”, lo que podría ser racista. Y después está quien le sugirió que se mantuviera en su camino.

No a todos les molestó de la misma manera, pero sí hubo mucho enojo: quienes vieron algo hiriente en la foto y quienes no esperaron para voltearles los ojos a quienes señalaron la falta.

Para todos los efectos: esta foto no es racista.

Esta broma es transparente. Él es el hombre más rápido del mundo, así que ella llegaría más rápido a cualquier lugar sobre él que ningún otro medio de transporte. Que te carguen en la espalda de alguien es algo bastante universal. También ayuda que la persona que hace el chiste sea Ellen DeGeneres, una comediante que también defiende temas de justicia social y está a la cabeza de uno de los shows de entrevistas más vistos de EEUU.

Por supuesto, intenciones a un lado, las bromas y los memes muchas veces salen mal. Y pasa que quienes los publican no se dan cuenta del aspecto ofensivo.

Después de ver su aclaración antes de la foto, esperé lo peor. A ver si otros, más expertos en algunos temas que yo, se habían dado cuenta de algo obvio que yo había ignorado. Pero eso no estaba ahí, a menos que tu objetivo fuera encontrar algo negativo.

Los problemas que los críticos tienen con la foto se concentran en perturbadoras referencias históricas, una horrible, que sin embargo no está presente aquí. La insertaron en la conversación. Debería importar el hecho de que Ellen no quiso decir nada con esta foto y que nada ocurre. Encontrarla graciosa o, al menos, no ofensiva, en este caso no es producto de estándares bajos o de la expectativa de que el racismo y los estereotipos rodean el mundo de la comedia, o de aceptar de que todo el mundo es un poco racista, como nos recordó el musical Avenida Q.

Si nos dan la oportunidad, todos podríamos leer algo en todo. Todo podría ser señalado. ¿Alguna vez has tenido un mal día y que alguien te salude te provoca golpearlo en la cara? Todo, en cierto momento, podría tener una connotación histórica terrible, un tono ofensivo o significado oculto. Sobre raza, religión, género, clase, violencia, sexualidad, política. Lo que sea. La lista de que todo lo que ha afectado a un humano en su vida es infinita.

Por cierto: muchas fuerzas quieren avivar esos fuegos.

Mientras tanto, Twitter y sitios similares intentan hacer lo mejor por darnos una oportunidad para hacer un escándalo de cualquier cosa. Solo porque algo no se vuelve tendencia no significa que no esté siendo criticado, inclusive por una sola persona, en algún rincón de Internet. Y por eso es tan importante no hacer una pelea de todo. No podemos renunciar a tener sentimientos, opiniones y reacciones viscerales a lo que queramos, pero no todo lo que nos molesta es representativo de lo que está mal en el mundo.

Hay muchas razones para enojarse todos los días. Eso no significa que tengamos que abalanzarnos sobre todas ellas.

La revista Time publicó este jueves su portada en el que revela que su tema central es que Internet se ha convertido en el territorio del odio… Y es la verdad.

Panamahitradio