BARCELONA: El FC Barcelona está cada vez más preocupado por el uso que hacen sus futbolistas de las redes sociales y en especial por... El Barça se harta de Gerard Piqué

barcelona_18

BARCELONA:

El FC Barcelona está cada vez más preocupado por el uso que hacen sus futbolistas de las redes sociales y en especial por el caso que en los últimos días a protagonizado uno de sus futbolistas más controvertidos. El Barça empieza a hartarse de Gerard Piqué y su ‘Periscope’ y amenaza con cortarle las alas.

Lo hará, eso sí, según el diario Sport, de manera indirecta. Dicho de otra manera, en el Barça nadie se atreve a frenar al central. Ni a él, ni Alves, Jordi Alba u otros futbolistas que han usado las redes sociales de una manera polémica en los últimos tiempos.

Así pues, en la Ciudad Condal no descartan solicitar a La Liga que imponga un sistema de control de redes sociales como ya existe en otras competiciones a nivel mundial, como la NFL o la NBA, un debate que ya surgió hace tiempo con Víctor Valdés y sus vídeo-reflexiones post-partido, pero que ahora se han hecho más grandes si cabe gracias a Piqué y sus Pericopes.

Piqué, fuera de control

Estas emisiones en directo de vídeo a través de Twitter se han transformado en una especie de ‘topo’ de algunas intimidades culés, en especial las dos últimas, en las que el central cargó primero contra la prensa y después mostró el interior del avión del Barça que llevaba a la expedición desde el País Vasco a Cataluña.

En esta última grabación el desmadre fue creciente y mostró actitudes que no han hecho gracia al club, como Mathieu fumando un cigarro, Suárez y Busquets enfadados por salir en la intimidad de este viaje o al propio Piqué molestando a las azafatas que trataban de pasar al pasillo o apagando su móvil justo cuando el avión estaba despegando, algo que prohíbe la normativa aeroportuaria.

Pero hubo más: la pillada a Messi, Pepe Costa (miembro del cuerpo técnico) pidiendo que cortara, cacahuetes volando entre asientos, mofas con el “gordo” (el apelativo es literal) de Luis Suárez.

Siempre en un tono excesivamente festivo, casi juvenil, Piqué se dedica a reírse de todo y de todos y a hablar en ocasiones más de lo que gustaría al club, que ve como no puede controlar lo que dicen o comentan sus futbolistas en redes sociales.

Una actitud que llega, además, cuando el Barça ha tratado de blindar más que nunca la intimidad de su equipo, prohibiendo los accesos a los aviones de la prensa y restringiéndoselo a sus propios aficionados. Recientemente hubo un ‘motín’ de socios a los que los jugadores negaron firmar autógrafos o hacerse fotos pese a haber pagado una elevada suma por viajar con ellos en la misma aeronave.

Panamahitradio