En el nuevo iPhone ya no hay espacio para la conexión tradicional de auriculares. Los ingenieros de la compañía han prescindido de ella a...

14732764717065-1

En el nuevo iPhone ya no hay espacio para la conexión tradicional de auriculares. Los ingenieros de la compañía han prescindido de ella a la hora de diseñar la novena generación del teléfono, que será conocida como iPhone 7.Según el vicepresidente de marketing de la compañía, Phillip Schiller, hay buenos motivos. “La conexión de audio analógica está obsoleta, ocupa mucho espacio en el interior del dispositivo y no es tan versátil como las conexiones digitales”.Apple, ahora, incluirá en la caja unos auriculares que se conectan a través del puerto Lightning -un sistema con el que algunas marcas del mundo del audio ya han comenzado a ensayar- pero la verdadera apuesta de futuro serán los Airpods, unos auriculares inalámbricos que la compañía lanzará al mercado en octubre y que complementan el teléfono. Cuentan con un sistema de emparejado inteligente, más sencillo que el proceso tradicional de los dispositivos Bluetooth, y que automáticamente se configura en todos los dispositivos del usuario. Tienen una autonomía de cinco horas de reproducción continua, incluyen micrófono y controles táctiles y pueden recargarse en su funda de transporte hasta cuatro veces, ofreciendo una autonomía total de 24 horas.Apple no es la primera compañía en eliminar la conexión de auriculares del teléfono. Motorola por ejemplo, ha prescindido de ella en los últimos modelos de smartphone. Pero el alcance del iPhone -Apple ha vendido mil millones de unidades en los últimos 9 años- convierte esta decisión en un importante paso para la industria de la electrónica de consumo. El nuevo iPhone, en cualquier caso, aprovechará el espacio que queda libre por la eliminación de la conexión para integrar altavoces estéreo.La pérdida del puerto de auriculares no es la única diferencia del iPhone 7 respecto a sus antecesores. Es más rápido y potente -entre un 30% y 40% más-, tiene una pantalla con mayor nivel de brillo y un botón home que carece de partes móviles y es sensible a diferentes nivel de presión.Cámara con resultados profesionalesLa característica distintiva será la nueva cámara. En el modelo iPhone 7, de 4,7 pulgadas de pantalla, ganará estabilizador óptico y una lente más luminosa. El modelo iPhone 7 Plus, con pantalla de 5,5 pulgadas, tendrá dos cámaras que trabajarán de forma conjunta para ofrecer dos aumentos ópticos en las imágenes y hasta 10 aumentos en modo digital. Gracias a esta cámara Apple ha desarrollado también un modo retrato que recrea el efecto difuminado del fondo de las imágenes captadas con ópticas de gran tamaño analizando la profundidad de los objetos de la escena.Aunque su diseño recuerda al de los actuales iPhone 6S, el iPhone7 se fabrica con un proceso nuevo con menos partes ensambladas. Estará disponible también en un nuevo color negro brillante. Comenzará a venderse a partir del próximo 16 de septiembre en más de 30 países, entre ellos España, a un precio de 769 euros -909 euros en el caso del iPhone 7 Plus-. Apple ha duplicado la capacidad de sus dispositivos, que tendrán, de base, 32 GB. Este aumento también afectará a los iPhone 6s, 6s Plus y SE, que se mantendrán a la venta. Los auriculares Airpod llegarán al mercado en octubre a un precio de 169 euros.El nuevo teléfono llega en un momento delicado para Apple. El producto supone el 60% de los ingresos de la compañía pero en los dos últimos trimestres las ventas han caído más de un 15% respecto al mismo periodo de 2015, arrastradas, según Tim Cook, presidente de la compañía, por una mala situación macroeconómica y una mayor fortaleza del dólar.Apple se enfrenta también a nuevos problemas en Europa. La semana pasada la Comisión Europea ordenó a Irlanda que recupere hasta 13.000 millones de euros, más intereses, en impuestos que considera no pagados por Apple debido al estatus preferencial que tiene la empresa con el fisco irlandés.Super Mario se cuela en AppleLa lista de rumores sobre los nuevos dispositivos anunciados este miércoles por Apple es larga pero la compañía ha conseguido guardarse alguna que otra sorpresa. La más importante, sin duda, es una colaboración con Nintendo que supondrá la llegada oficial de Mario Bross a los dispositivos de la manzana.Shigeru Miyamoto, el padre de Mario, subió al escenario del Bill Graham Civic Auditorium en San Francisco para hablar de Super Mario Run, un juego que se venderá en la AppStore en los últimos meses del año. Se trata de un endless runner -el nombre que reciben los juegos en los que el protagonista se mueve sin necesidad de pulsar en los controles- en el que los usuarios controlarán a Mario mientras salta y recolecta monedas sobre el escenario.Nintendo no ha confirmado aún el precio que tendrá el juego pero sí que permitirá competir con otros jugadores y amigos a través de la red. La compañía japonesa ha comenzado a lanzar juegos móviles de algunas de sus franquicias más populares, pero hasta ahora no había utilizado sus personajes más carismáticos, como Zelda o Mario.

Luis Calderon