El exdictador panameño Manuel Noriega murió la noche de este lunes a los 83 años en un hospital de Ciudad de Panamá. Noriega lideró una...

El exdictador panameño Manuel Noriega murió la noche de este lunes a los 83 años en un hospital de Ciudad de Panamá.

Noriega lideró una dictadura militar desde 1983 hasta 1989, cuando salió del poder en medio de una invasión por parte del gobierno de Estados Unidos.

El presidente Juan Carlos Varela tuiteó que su muerte “cierra un capítulo de nuestra historia”.

El estado de salud de Noriega era muy delicado después de ser sometido a una operación para extirparle un tumor cerebral el pasado 7 de marzo. Durante la operación se presentaron complicaciones y sufrió una hemorragia cerebral severa, por lo que los doctores lo sometieron a un coma inducido. Permanecía bajo custodia en el Hospital Santo Tomás, principal hospital público de Panamá.

Cumplía tres condenas por el asesinato de opositores de su régimen. Debido a su estado crítica, hace una semana se le concedió prisión hospitalaria mientras durara su condición. Antes, Manuel Noriega estuvo preso en la cárcel El Renacer, en la Ciudad de Panamá.

Noriega estaba cumpliendo una condena de 20 años por violaciones a los derechos humanos.

Militar

Noriega nació el 11 de febrero de 1934, en Ciudad de Panamá. Abandonado por sus padres a los 5 años, Noriega fue criado por su tía hasta que se fue al ejército.

Comenzó su carrera como teniente en la Guardia Nacional de Panamá y rápidamente subió de rango. Noriega se desempeñó como jefe de la inteligencia militar del general Omar Torrijos, quien tomó el poder en un golpe militar en 1968.

Tras la muerte de Omar Torrijos en un accidente aéreo en 1981, se convirtió en el hombre fuerte de Panamá en los ochenta. Para 1983 controlaba tanto las fuerzas armadas como el gobierno civil panameño.

De amigo a enemigo de EE.UU.

La ubicación de Panamá era crítica para Estados Unidos debido al Canal de Panamá, una vía fluvial y económica estratégica entre los océanos Atlántico y Pacífico. Debido a esta importancia regional, EE.UU. tenía un gran interés en mantener buenas relaciones con la nación centroamericana.

A pesar de los incentivos, las relaciones entre ambos países se descompusieron en los 80, y Washington cortó la ayuda económica y militar y congeló los activos del gobierno de Panamá.

En 1989 Noriega fue acusado en Estados Unidos por cargos de lavado de dinero y narcotráfico. Fue acusado de tener vínculos con el cartel de Medellín del capo colombiano Pablo Escobar y obtener una fortuna multimillonaria por esa relación.

En medio de crecientes disturbios en Panamá, el entonces presidente estadounidense George H.W. Bush ordenó la invasión de Panamá en diciembre de 1989, asegurando que el régimen de Noriega era una amenaza para la vida y la propiedad de los estadounidenses.

Con más de 20.000 soldados en suelo panameño, Noriega se refugió en la embajada de El Vaticano en Ciudad de Panamá durante 10 días. Los soldados colocaron altavoces a todo volumen alrededor del complejo como táctica psicológica. Finalmente se rindió el 3 de enero de 1990.

El “juicio del siglo”

Fue el primer exgobernante extranjero en ser condenado por un tribunal de EE.UU. en el llamado “juicio del siglo”, en 1991. Fue condenado a 40 años de cárcel por narcotráfico, aunque después obtuvo el estatus de prisionero de guerra y su pena fue reducida.

Pasó 20 años en cárceles de Estados Unidos, antes de su extradición a Francia en 2010, donde cumplió una condena por blanqueo de capital.

Dicho juicio condujo a las revelaciones de que Noriega había recibido pagos de la CIA durante muchos años. El exdictador panameño dijo que su relación con Estados Unidos se agrió cuando se negó a participar en los esfuerzos anticomunistas encabezadas por la agencia de inteligencia en Centroamérica durante la década de 1980. La CIA no ha hecho comentarios sobre las acusaciones de Noriega.

En 2007 esperaba obtener la libertad condicional, pero fue retenido en espera de una decisión sobre una solicitud de extradición francesa. Un tribunal de París había condenado a Noriega en ausencia en 1999 por cargos de lavado de dinero (2,8 millones de dólares) procedente de la droga mediante la compra de propiedades en Francia.

Cumplida la pena en Francia, fue finalmente extraditado de vuelta a Panamá en diciembre de 2011 para cumplir condena por violaciones a los derechos humanos.

La disculpa

En 2015, Noriega se disculpó con su país por los delitos de su régimen y sus propias acciones que condujeron a la invasión estadounidense de 1989.

Desde la cárcel, Noriega dijo ser un hombre en paz consigo mismo.

Fuente: cnnespanol.com

Panamahitradio Co-owner